jueves, 18 de octubre de 2012

Cuando te mueven el Tapete

Hace unos años atrás hice un eurotrip y me gustó mucho conocer a los famosos "tapeteros". Según el país en el que me encontrara así mismo era la nacionalidad de éstos: senegaleses, gitanos (rumanos), moros y los de tribu indefinida. Era muy gracioso ver como te ofrecían baratijas y malas copias de carteras, correas y lentes de marcas famosas por pocos euros; más cómico aun era verlos con la emoción con la que tendían el tapete al empezar, la dedicación para exhibir su "mercancía" y la prisa para recoger el tapete con todo encima antes que llegaran los babylons y se formara el correquemecago. Aun tengo grabada la cara de una pintoresca turista japonesa (de esas que se disfrazan) que quedó con la mano extendida mientras los tapeteros corrían con su dinero y la mercancía.
Por supuesto hay otros tipos de tapetes: los màgicos, los de aladino, los que nos recuerdan a las noches de Arabia y huelen a la flor de jasmín de lakme...suspiro de la ilusión!. Pero algo muy diferente sucede con los tapetes  y es la expresión: me sacudieron el tapete! En nuestro argot quiere decir que nos caimos o tambaleamos porque la base que teníamos nos la movieron. Ahora bien, teníamos un plan B quizás? La mayoría de la gente no lo tiene, porque da por sentado o por seguro todo lo que tiene, puede que lo cuide o aprecie, pero zaz! se fue y ahora que?.
Cuando te mueven el tapete quedas de salida como maluco, algo desorientado y fuera de base. Es en ese preciso instante, cuando el miedo incita a la creatividad a que funcione al 300%. Es cuando sin pepitas en la lengua y sin temor a equivocarse
uno se propone  llevar a cabo cualquier negocio o empresa a ver "que pega" y lograr el
éxito.
La creatividad es un don, naces con ella y aprendes a desarrollarla a lo largo de tu vida con actitud y seguridad. En esta era de innovaciones, globalizaciones y fusiones, las gerencias solo ven los números al final de la línea y no ven más allá de las relaciones
ínter personales y la"vida" fuera del trabajo, a pesar que el trabajo lineal te absorbe
hasta que te sientas como uno de los últimos humanos en un mundo de vampiros. Hay una gran diferencia entre un trabajo lineal y un estructurado, por ello las redes de mercadeo están dando el palo, pero no mágicamente sino con base y estrategia como todo negocio. Si te han sacudido el tapete, recuerda que como ser humano razonador eres valioso, no tengas miedo a concretizar tus sueños por más disparatados que puedan ser, de repente la sacudida del tapete fue el empujón que necesitabas para dar el salto a otra vibración, quien sabe si podrías ser el próximo Jobs y el mundo aún no lo sabe. Yo, como madre y compañera sentimental doy por sentado que Si tengo perro que me ladre y a por ellos y por mis sueños los iré materializando. Estoy segura que mañana será otro día y mi tapete volverá a oler a flor de jazmín. 
Abrazos! 
MV 507

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada