jueves, 13 de diciembre de 2012

SAPO vs PRINCIPE AZUL vs SAPO

Todas sabemos la historia del sapo que al ser besado por la linda chica se convierte en príncipe azul. Aquel príncipe azul de armadura brillante que viene en su noble corcel a llevarse la doncella hacia el castillo donde vivirán felices para siempre...y en el fondo escucho la canción de La Bella Durmiente...

Pues...despierten!!! Esa historia dista mucho de la realidad, aunque hay algunas que se lo creen, y lo que si tenemos es una cantidad increíble de sapos para besar, disponible para todas aquellas que quieran hacerlo. Hoy en día, la convivencia de las parejas se torna mas complicada. Los factores como el trabajo, los compromisos sociales, la familia, la capacidad económica, los hijos, entre otros, afectan mucho el tiempo intimo tan necesario para que las parejas se conozcan. Cuando hablo de tiempo intimo no es solo el estar solo para el intercourse, hablo del tiempo al estar solos, solitos, donde cada uno actúe libre y puedan decidir que hacer y que no hacer, sin presión externa alguna.

Hace poco le dije a mi pareja: "amor, vamos a darnos una escapadita romántica a El Valle, con frio y vinito para acurrucarnos". Su respuesta fue un rápido SI, hagámoslo. Siempre estamos entre mucha gente y muchos compromisos. El tiempo intimo es sumamente  necesario en cada una de las etapas en la que se encuentre la relación y amen de que la responsabilidad de darle espacio no es solo de la mujer o del hombre, sino de ambos. Mantener una relación sana es como tener una planta: hay que regarla, abonarla, ubicarla al sol o a sombra, quitarle las malezas, limpiarla, etc., sino la planta se pone fea, se va  aletargando y muere.

Volviendo a los sapos y principes. Me rei mucho hace unos días porque me contaban de como ese príncipe azul, de armadura brillante, rápidamente se volvió sapo de nuevo: a eso llamo desilusión. De la misma manera como la intimidad y la planta deben cuidarse, ya sabemos que los príncipes azules se les revierte el hechizo cuando no logran su cometido y dejan a la doncella tirada.

Chicas, abran bien los ojos, no se queden con el primer sapo que besen y mucho cuidado si el príncipe encantador quiere tener mejor cabellera que ustedes. Yo por mi parte, voy buscando fecha al escape con mi amor.

Besos,

MV507

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada